Hice un directo a la mala y fue divertido

Publicado 2021-10-10.

Ayer no me sentía muy bien, y no tengo ni idea de por qué. Todo el día estuve caminando y murmurando como un zombi, un completo bajón que hizo que toda mi familia se preocupara. Mi compañero de cuarto Mortadela, en cambio, había pasado el día enseñando en el colegio, y cuando llegó a casa encendió inmediatamente su portátil y empezó a jugar con su configuración de streaming: su avatar, sus escenas de OBS y su micrófono. Cuando todo parecía ir bien, hizo un directo durante un rato, y quién sabe cuánta gente fue a verlo. Me puse a su lado y miré la pantalla. Desgraciadamente, su OBS se colgó a los 20 minutos de empezar el directo debido a un error en el juego, y lo mismo ocurrió con su transmisión. No intentó arreglar nada y se fue a dormir, diciendo que lo volvería a intentar en otro momento.

Live music

A mí, sin embargo, me picó el gusanillo de una idea: que yo también transmitiría. No hice caso a la idea, y en su lugar saqué mi teclado MIDI para intentar hacer algo de música. Una hora más tarde y con el sol bien puesto, por supuesto que no se me ocurrió nada. Probé otro método. Cogí mi Volca Sample (una caja de ritmos), me senté en el sofá y pulsé botones y giré mandos al azar. Al final, como es una máquina milagrosa, se me ocurrió un bonito bucle que podría convertir en una canción completa esa misma noche.

Pero seguía sintiéndome mal y eso no me animaba del todo. Abrí el chat que tengo con mi novia y le dije que estaba aburrido y solo. Pero entonces se me ocurrió la idea y la invité a hacer un stream conmigo, completamente por capricho. Ella dijo que sí, así que abrí OBS y muy rápidamente, tardando menos de 10 minutos, configuré mi stream. Un rato después estábamos en directo.

Fue una experiencia agradable. Hablamos y discutimos cosas estúpidas durante una hora, con una audiencia de unas 10 o 12 personas. Luego toqué lo que tengo preparado de mi próximo álbum. Fueron 20 minutos de música sin comentarios para los que la gente se quedó. Quería terminar después de eso, pero entonces llegaron otras personas y toqué en directo con el Volca, improvisando con el bucle que había ideado antes. Eso me llevó diez minutos. Fue muy divertido. La gente se lo pasó bien, lo que me hizo sentir muy bien.

No sé si transmitiré más seguido que simplemente de vez en cuando. Aunque fue muy agradable y tuve libertad para decir lo que quería -algo que los streamers "profesionales" no pueden permitirse- de todos modos siguió siendo agotador. Sin embargo, acabó siendo una buena forma de mostrar a la gente mi música, practicar tocando en directo y convencerme de una vez por todas de que, sí, parece que mi trabajo puede tener un público que lo valore también.

¿Comentarios? Dime qué piensas en el libro de visitas.